• NUESTRA VOZ: Textos, escritos y documentos de la militancia del Frente de Guerra Central

  • OTRAS VOCES: Textos, artículos y documentos del pueblo...

  • DIALOGOS DE PAZ: Textos, artículos y documentos relacionados con los dialogos de paz

  • CULTURA: Expresiones artísticas y culturales de nuestra militancia

  • DEFENSA DEL TERRITORIO: Nuestra organización lucha por la defensa del ambiente y el territorio

  • LUCHA SOCIAL: Nuestra organización apoya las luchas sociales y populares

  • IGUALDAD DE GENERO: Nuestra organización apoya la igualdad de genero y defiende la causa LGBTI

  • EDITORIAL FGC: Análisis político periódico de la Dirección del Frente de Guerra Central

Copyright 2017 - Frente de Guerra Central

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La polifacética y asombrosa vida de Camilo Torres Restrepo, continúa presente en la memoria y la historia de América Latina, como una marca indeleble que señala el camino libertario. Su condición de sacerdote, sociólogo, maestro, dirigente popular y guerrillero, constituye la trascendencia de su obra, más allá de las fronteras y las generaciones.

El anuncio gubernamental de que el paradero de sus restos físicos sería revelado, tras cincuenta años desaparecidos, fue gratamente recibida por el pueblo colombiano y en las filas del Ejército de Liberación Nacional. Sin duda, prometía ser un gesto del establecimiento de alta importancia, justo cuando el país clama la verdad y la justicia para transitar hacia la anhelada paz.

Las recientes declaraciones del Instituto de Medicina Legal, donde certifica que el análisis de los restos exhumados en el panteón militar de la V Brigada de Bucaramanga, no corresponden a Camilo Torres Restrepo, incrementan el malestar popular que ha generado la desaparición de Camilo.

La desaparición física de Camilo, no sólo es un incumplimiento del Estado con tratados internacionales, como los convenios de Ginebra de 1949, firmados por Colombia en 1960, o el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas, en el que se proscribe la desaparición de los restos como tortura; es, ante todo, una afrenta a su dignidad y a la de quienes seguimos buscando en su obra caminos para transformar el presente.

En la tradición de nuestro país, la sepultura es el lugar que sella materialmente el vínculo de los ausentes con sus allegados y familiares; en el caso de Camilo, sus allegados se cuentan por millones. No en vano, el por entonces comandante de la V Brigada y responsable del ocultamiento del cuerpo de Camilo, Alvaro Valencia Tovar, justificó su coducta en la relevancia que Camilo tendría para la posteridad. Su paradero ha sido un secreto guardado con recelo, al punto que Valencia Tovar, antes de su muerte, afirmó que los restos de Camilo se encontraban en poder de su hermano Fernando Torres; luego, como parte del engaño, que, estaban en el mausoleo de la V Brigada.

El Estado no se molestó en exigir y presentar la verdad y, ha sido responsable de mantener ese secreto. Con la expectativa creada al anunciar la reciente exhumación y al tener sus resultados negativos, el Estado se burla del sentimiento popular.

La desaparición de Camilo Torres, es un crimen de Estado, quien está en la obligación de responder por eso. Los agentes gubernamentales no pueden salir con el pretexto miserable que Valencia Tovar se llevó a la tumba el paradero del inolvidable Camilo.

El desenlace de Camilo Torres Restrepo, es el mismo de cerca de 150 mil hombres y mujeres desaparecidos por agentes estatales, que ultrajan vidas, despedazan y esconden cuerpos, con el propósito de crear terror y silenciar; Camilo también hace parte de esa larga lista de desaparecidos, por los cuales hoy clamamos verdad.

Pese a esta saña de sus verdugos, Camilo seguirá presente como semblante de unidad, coherencia y consecuencia política. El Ejército de Liberación Nacional se une al clamor social que, en este cincuenta aniversario de su partida física, lo siente vivo en la esperanza de una Colombia para las mayorías; por ella luchó junto a su pueblo, ofrendó su vida y sembró su ejemplo de amor eficaz, que florece a diario en las luchas libertarias.

f t g